La locomotora de vapor Flying Scotsman, partió este jueves de la estación King’s Cross después de años de restauración, ante el entusiasmo de los aficionados.

La máquina alcanzó la fama cuando se presentó en la gran Exposición Imperial Británica de 1924, un año después de su construcción en Doncaster. La locomotora, que alcanzó las 100 millas por hora, partió el jueves de la estación King’s Cross de Londres, en su primer viaje oficial tras un proceso de restauración de 10 años.

flying scotsman
La locomotora Flying Scotsman viajó este jueves hasta el Museo Nacional del Ferrocarril.

La espléndida y poderosa máquina, que ha recuperado su color verde original para la ocasión, partió a las 07:40 GMT, arrastrando unos vagones de época, en los que 300 personas viajaron hasta York, a unos 280 kilómetros al norte, en un recorrido que llevó cinco horas y que concluyó en el Museo Nacional del Ferrocarril, que la compró en 2004.

La locomotora, un legado de la espléndida era industrial británica, estará en el museo hasta marzo, y luego se dedicará a realizar viajes turísticos y exhibiciones.