Un estudio ha mostrado que la mitad de las mujeres en Reino Unido han sido objeto de acoso sexual en el trabajo, incluyendo las agresiones sexuales y los comentarios acerca de su cuerpo.

Los investigadores de Trades Union Congress and the Everyday Sexism Project descubrieron que el 52% de las mujeres había experimentado un comportamiento no deseado en el trabajo, como toqueteos, acercamientos sexuales o chistes inapropiados. Este porcentaje sube hasta el 63% entre las mujeres de 16 a 24 años.

Una de cada ocho mujeres reportaron contacto sexual no deseado en sus pechos,  nalgas o genitales o intentos de besarlas en el trabajo, que los autores del informe señalan que se consideraría asalto sexual bajo la ley. Además, un 1% dijo que había sido violada o gravemente asaltado sexualmente en su lugar de trabajo.

Asimismo, casi una quinta parte dijo que había sido acosada por su jefe u otra persona con autoridad sobre ellas. Sin embargo, cuatro de cada cinco mujeres dijeron que no informaron de los incidentes a sus empleadores, temiendo que perjudicaría sus relaciones en el trabajo o que no iban a ser tomadas en serio.

Por su parte, un portavoz del Gobierno dijo que “nadie debe experimentar el acoso o abuso de cualquier tipo en el lugar de trabajo. La ley sobre este tema es muy clara y los empleadores deben tomar medidas rápidas para hacer frente a este problema”, comentó.