Lo que puede comenzar por un dolor de cabeza, tos, dolor muscular y hasta fiebre puede devenir en neumonía, una infección del pulmón que causa muchas muertes en el mundo pero que en su mayoría son prevenibles gracias a la vacunación.

La neumonía se convirtió en un problema sanitario debido no solamente a los decesos, sino también a su alta tasa de internación.

La enfermedad se desarrolla cuando un germen infeccioso invade el tejido pulmonar, por tres vías distintas: por aspiración desde la nariz o la faringe, por inhalación o por vía sanguínea. La bacteria más frecuente que causa la neumonía es el neumococo  y, entre los virus, el más frecuente es el de la gripe.

neumo-2

La vacunación es una gran arma de prevención. No solamente porque puede impedir en muchos casos que se contraiga la enfermedad, sino que actúa como una defensa que disminuye la gravedad de los síntomas en el cuerpo, evitando complicaciones serias que derivan en internaciones largas o inclusive la muerte”.