La nieve que cayó durante la noche de este jueves causó problemas en el norte de Inglaterra.

El aeropuerto de Leeds / Bradford suspendió este viernes por la mañana todos los vuelos, después de que cayeran entre 2 y 5 cm de nieve,  llegando a acumularse hasta 10 cm en las zonas más altas en Yorkshire y Lancashire.

Además, más de 100  escuelas fueron cerradas en East Lancashire y Oldham y la carretera Grane Road en Haslingden está considerada como peligrosa.

Los medios ingleses informaron de que se espera más nieve por Yorkshire durante este viernes.