La ONU ha declarado que la situación en la ciudad de Alepo, de Siria, es catastrófica, tras los ataques, que afectaron distintos puntos en los que murieron decenas de personas.

Entre las zonas más afectadas están los alrededores del hospital Al-Quds, respaldado por Médicos Sin Fronteras donde mataron al menos a 27 personas, mientras que más de 30 personas murieron en otros ataques.

El enviado de la ONU, Jan Egeland, dijo que los próximos días serían clave para la ayuda humanitaria que necesita el país. La violencia ha dejado una tregua parcial que ahora mismo pende de un hilo.

Staffan_de_Mistura_September_2015_(21108901363)
Staffan de Mistura, envíado especial de la ONU.

El enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, advirtió que el cese de hostilidades acordado entre los rebeldes no yihadistas y las fuerzas gubernamentales el 27 de febrero apenas se cumple.

Mientras tanto el ejército sirio negó su participación en el ataque, insistiendo en que no tenían aviones de guerra en la zona en ese momento.