El sistema de agencias de Naciones Unidas continúa su colaboración con las autoridades de Ecuador, tras el terremoto de 7.8 en la escala de Richter que asoló las zonas de Pedernales y Cojimi en la costa norte del país.

UNICEF distribuyó tabletas de purificación de agua en Pedernales, el área más afectada por el seísmo, y anunció que trabajará con socios humanitarios en la distribución de suministros sanitarios y escolares y casas de campaña.

En un comunicado, afirmó que sus prioridades más importantes son evitar la propagación de enfermedades, proteger a los menores que hayan quedado separados de sus familiares y ofrecer apoyo psicológico y oportunidades temporales de enseñanza a los niños afectados.

Asimismo, participará en el análisis de necesidades de agua y saneamiento, la coordinación de equipos médicos de emergencia y la evaluación de la infraestructura de los servicios de salud.