La Organización de las Naciones Unidas anunció este martes que cancelaba todos los envíos de ayuda humanitaria a Siria, tras el ataque a un convoy humanitario en Alepo. La Cruz Roja confirmó que uno de sus representantes se encuentra entre las 12 personas fallecidas por el bombardeo y dijo que aplazaría la entrega de las ayudas, mientras evalúa las condiciones de seguridad, pero continuarán enviándola.

Esta decisión ha sido tomada tras siete días de tregua, bajo las acusaciones de que no estaba siendo respetada y la ayuda no estaba llegando a todas partes. Finalmente este lunes, los ataques, comenzaron de nuevo.

Este lunes, al menos 18 camiones de los 31, que fueron llenados por la ONU y la Media Luna Roja recibieron impactos directos, cuando llevaban ayuda para 78.000 personas que no han recibido ayuda desde julio.

“Por ahora no tenemos una visión global de lo que pasó, pero se ha tomado la decisión de que todas las operaciones humanitarias de convoyes sobre el terreno quedan suspendidas por el momento”, expresó en  una rueda de prensa un portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas. La ONU ha comentado que este ataque al convoy en Alepo podría constituir un crimen de guerra.