La ONU expresó hoy su “grave preocupación” por la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela de asumir las competencias de la Asamblea Nacional y le pidió que lo reconsidere, en vista de que “la separación de poderes es esencial para que la democracia funcione”.

“Mantener los espacios democráticos abiertos es esencial para garantizar que los derechos humanos están protegidos”, dijo el alto comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, en una declaración por escrito.

En el pasado, el alto comisionado se ha pronunciado varias veces sobre la falta de independencia de las instituciones públicas en Venezuela y pedido al gobierno que garantice las libertades de expresión y de reunión pacífica.

Además agregó: “Las continúas restricciones a las libertades de movimiento, de asociación, de expresión y de protesta pacífica no sólo son muy preocupantes, sino contraproducentes en un país extremadamente polarizado y que sufre de una crisis económica y social”.