El Tribunal Supremo de Venezuela decidió retirar las competencias a la Asamblea Nacional de mayoría opositora por “desacato”, este jueves. La oposición venezolana ha acusado a Nicolás Maduro de dar un golpe de Estado.

La sentencia número 156 ordena que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, en manos del chavismo, asuma el papel del Parlamento, con mayoría opositora, para garantizar el “Estado de Derecho”.

Entre los argumentos que ha dado el Alto Tribunal se encuentra el hecho de que se hayan incorporado a la Asamblea Nacional tres de los cuatro diputados del Amazonas cuya candidatura había sido impugnada.

Ante esta decisión la oposición ha anunciado una movilización en las calles. “No queremos que el Gobierno nos venga a reprimir desde ya, lo vamos a hacer en su momento y lo vamos a hacer en compañía del pueblo venezolano en todo el país”, anunció el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges.

Por su parte, la Organización de Estados Americanos ha convocado una sesión urgente sobre la situación actual de Venezuela bajo el artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana.