Los miembros de la oposición de Venezuela se han sentado con el Gobierno para establecer conversaciones destinadas a distender la crisis política de la nación.

Después de horas de conversaciones ambas partes acordaron bajar el tono de la retórica de los últimos días y de inmediato abrir cuatro temas de negociaciones temáticas sobre aspectos que van desde los derechos humanos a la economía.

Esas conversaciones serán mediadas por el enviado del Vaticano y los ex presidentes de España, Panamá y la República Dominicana, todos los cuales estaban presentes en el museo en el oeste de Caracas para dar inicio a las conversaciones junto al presidente Maduro.

Thomas Shannon, el subsecretario estadounidense de Estado para asuntos políticos, también asistió “para subrayar nuestro apoyo al proceso de diálogo en curso”, dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

Las conversaciones están sumidas en la desconfianza. Muchos de los enemigos del presidente temen que podrían ser una táctica dilatoria diseñada para aliviar la presión sobre el líder socialista cada vez más impopular, a quien muchos venezolanos culpan de la inflación de tres dígitos y la escasez generalizada de alimentos y medicinas.