Jaber al-Bakr, refugiado sirio ha sido detenido en Alemania tras una persecución que ha durado dos días por posible vinculación con actividades terroristas relacionadas con el Estado Islámico, según ha declarado la policía alemana este lunes.

El presidente de la oficina de investigación criminal en Sajonia, Jörg Michaelis dijo en una conferencia de prensa en Dresden que Jaber estaba planeando llevar a cabo un ataque terrorista y que podría existir una conexión con el grupo terrorista islámico.

Desde el pasado sábado, Al-Bakr había conseguido evitar la detención después de que fuerzas especiales irrumpieron en su apartamento en Chemnitz, donde encontraron un alijo de explosivos como los utilizados en los ataques de París y Bruselas. Los agentes intentaron impedir su fuga, pero según las cuentas oficiales no lo lograron. Las fuerzas de seguridad alemanas dijeron que estaban “cansados pero felices” después de casi 48 horas en busca del presunto terrorista.

Asimismo, también detuvieron a otras tres personas el sábado y otra el domingo, durante una búsqueda en Chemnitz, todos ellos vinculados con el principal sospechoso, aunque quedaron en libertad sin más información.