La política de la policía de creer automáticamente a las personas que afirman haber sufrido una violación o abuso sexual podría cambiar, según informó el comisionado de la Policía Metropolitana, Sir Bernard Hogan-Howe.

En un artículo para The Guardian, el comisionado dijo que la confianza del público se ha visto afectada por la controversia sobre la investigación de la Operación Midlands, sobre las afirmaciones de que una red de pedofilia VIP abusó ​​y asesinó niños entre los años 1970 y 1980.

Flag_of_the_Metropolitan_Police_Service.svg
La policía reevaluará política de denuncias de abusos sexuales.

De acuerdo con las críticas a cómo la policía ha llevado el caso, se ha dicho que los presuntos delincuentes sexuales tienen derechos que la policía debe respetar.

El cuerpo policial ha sido atacado durante sus investigaciones, pero Hogan-Howe señala que la política de la policía debe ser que “a una víctima siempre se le debe creer” y que eso fue defendido en 2014.

Además, Hogan-Howe advierte que habría un “impacto emocional” sobre las víctimas si se retira la política de  la creencia automática. El comisionado expresó: “Un buen investigador iría a probar la exactitud de las alegaciones y las pruebas con una mente abierta”.