La distribución de los 9.000 emigrantes que se encuentran en Calais ha sido uno de los principales motivos de discusión durante los debates de la precampaña electoral. Los partidos de derecha y ultraderecha rechazan la distribución de los refugiados. Por su parte, el presidente galo, François Hollande, visita este lunes Calais para insistir en que su compromiso de expulsar a los inmigrantes de Calais es firme.

François Hollande afirmó que “hay que desmantelar definitivamente el campamento” y que “el Gobierno llegará hasta el final”. Los inmigrantes se han refugiado durante años en un páramo denominado “La Jungla” donde han construido un asentamiento con tiendas de campaña y chabolas junto al puerto donde zarpan los buques con dirección al Reino Unido. Decenas de inmigrantes han muerto en sus intentos de cruzar el canal de La Mancha.

Hollande, se reunirá con los gendarmes encargados de la seguridad del puerto, empresarios de la zona y cargos electos de la zona. El dirigente galo, también destacó que Reino Unido, debe “asumir su parte” en esta situación.