La reina Isabel II firmó este miércoles la orden por la que autoriza a la suspensión del Parlamento solicitada por el primer ministro británico, Boris Johnson, hasta el 14 de octubre. La oposición considera que esta acción de Johnson es un intento para impedir que bloqueen un Brexit sin acuerdo.

Según informó el consejo de asesores de la monarca, el Privy Council, la sesión parlamentaria deberá suspenderse “no antes del lunes 9 de septiembre y no más tarde del jueves 12 de septiembre”. A través de un comunicado, este órgano asesor informó que la suspensión se mantendrá hasta el 14 de octubre.

Esta suspensión solicitada por Boris Johnson está impulsada por el hecho de que el Gobierno prevé que el discurso de la reina, en el que explicará su programa y sus planes para el país, se celebre el 14 de octubre. Esta decisión deja a la oposición sin apenas margen de maniobra para impedir un Brexit sin acuerdo, algo que está decidido a llevar a cabo Boris Johnson en caso de no conseguir un nuevo pacto con la Unión Europea.