Juno, la sonda espacial de la NASA, logró introducirse con éxito en la órbita de Júpiter en una misión para investigar el origen del Sistema Solar. También servirá para explorar la densa neblina y trazar un mapa del planeta desde su interior.

La sonda ha hecho un viaje que le ha tomado cinco años y en el cual ha recorrido 2.800 millones de kilómetros. La misión ha costado 1.100 millones de dólares. Juno circulará alrededor del colosal planeta casi totalmente compuesto de gas, durante dos años.

Aunque varias sondas han visitado Júpiter desde la década de 1970, hay muchas incógnitas por despejar: ¿cuánta agua tiene ese planeta? ¿Tiene un núcleo sólido? Entre otras.

En la NASA hubo júbilo cuando la sonda ingresó en la órbita del mayor planeta del sistema a las 03H53 GMT de este martes.

“Estamos dentro”, gritó Scott Bolton, responsable de la misión: “Es casi como un sueño hecho realidad”.

La sonda no tripulada y propulsada por energía solar viajó 2.700 millones de kilómetros desde su lanzamiento desde Cabo Cañaveral, Florida.