Al menos, 39 personas han muerto en México, como consecuencia de la tormenta tropical Earl. Las autoridades locales informaron este domingo que 11 personas murieron en el Estado de Veracruz porque sus casas quedaron sepultadas y que otras 28 fallecieron en el Estado de Puebla, tras el deslave y los desgajamientos de cerros.

En Puebla, durante la madrugada del domingo un alud enterró varias viviendas en el municipio de Huauchinango, en el que murieron siete menores y seis adultos. Las lluvias también reblandecieron un cerro en la comunidad de Xaltepec y toneladas de lodo sepultaron las casas mientras once personas, dormían en su interior. En el municipio de Tloala hay otros tres muertos, mientras que en una carretera estatal un alud arrastró dos autobuses de transporte público y un individuo pereció.

La mayor cantidad de lluvia se registró en Huauchinango, que alcanzó al equivalente de precipitaciones que se producen allí en un mes, según informó la Comisión Nacional de Agua. Se prevé que haya 2000 damnificados. Los servicios de rescate están trabajando en la zona, que ha sido declarada en estado de emergencia.