La tortuga de Darwin triunfa con la presencia de Mayorga

0
132
El dramaturgo Juan Mayorga. Afonica.
El dramaturgo Juan Mayorga. Afonica.

Este miércoles por la noche el Cervantes Theatre se llenó para ver la obra teatral La tortuga de Darwin, en una actuación muy especial, ya que contó con la presencia de su autor, el dramaturgo Juan Mayorga, uno de los autores de teatro más prolíficos de las letras hispanas. Aquellos que quieran escuchar a Mayorga podrán hacerlo esta tarde a las 19:30 en el Cervantes Theatre con la versión en inglés de esta singular obra.

Con varios premios a sus espaldas, entre ellos el Premio Europa Nuevas Realidades Teatrales 2016 o los premios Max al mejor autor en 2006, 2008 y 2009, Mayorga compartió las impresiones de la obra con el público que estaba allí presente. El dramaturgo madrileño agradeció a las personas que asistieron a la representación y celebró la creación del Cervantes Theatre, ya que “en un tiempo donde predominan los muros, este teatro invita a la conversación y al encuentro”.

El autor resaltó lo hermoso que era para él el hecho de que hubiera un elenco que se representara la obra en español y en inglés. Respecto a Reino Unido, Mayorga comentó que “en este país hay un respeto por el arte del actor que en pocos lugares del mundo se da”. También explicó la relación de sus obras con el inglés: “Todos los textos han sido traducido por David Johnson que tiene una relación muy especial con mi teatro, ya que el teatro es el arte del desplazamiento”.

Mayorga se quedó gratamente sorprendido con la versión española dirigida por Paula Paz, directora asociada del Cervantes Theatre, y protagonizada por Gledys Ibarra: “Lo mejor que me puede suceder es que en una puesta en escena aparezcan sentidos que yo desconocía, algo que ha ocurrido esta noche y siento una gran gratitud por la directora y actores”.

Respecto a la obra de teatro, La tortuga de Darwin, en la que Harriet, la tortuga que acompañó a Darwin se presenta ante un historiador para contar su propia versión de la historia, explicó por qué escogió ciertos momentos de la historia.

“En el teatro tienes que ver qué quieres llevar a visibilidad. Con ese dispositivo tenía que elegir algunos momentos del pasado, no podía elegir cualquiera. Walter Benjamin decía que nuestro mayor tesoro es el pasado fallido, porque nos pregunta y por tanto mueve nuestra acción presente. La tortuga busca impactar en momentos severos de nuestra historia, recordar momentos graves en los que se ha impuesto la pérdida del rostro humano. La historia no se repetirá pero puede enseñarnos”, afirmó.

Por último, Juan Mayorga se despidió comentando que la obra es una tragicomedia: “El final de la pieza tiene muchas interpretaciones. Hay muchos que dicen que es una venganza de la naturaleza contra el ser humano. Puede tener algo que ver con nuestro cuerpo y esto está relacionado con Benjamin que dice que la técnica debe ser el medio para relacionarse con la naturaleza y la escuela debe ser el lugar de encuentro de dos generaciones, al igual que sucede con el teatro. Otros hacen otra interpretación y es la que de algún modo en el final de la historia la tortuga acaba su humanización.”.

De esta forma, el dramaturgo se despidió diciendo que “el teatro ha de ser una experiencia poética en la que el espectador saque sus propias conclusiones, pero lo que yo entiendo es que el espectador da por bueno este final”.