Fue un plan aplicado en los Juegos de Invierno de Sochi 2014. Lo revela quien estaba a cargo de los test.

Docenas de atletas rusos en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi de 2014, fueron parte de un programa de doping ejecutado por el Estado, para asegurar su dominio en las Olimpíadas, según el director del laboratorio antidóping del país en ese momento.

Grigory Rodchenkov, que dirigió el laboratorio que tuvo a cargo los tests de miles de competidores olímpicos, dijo que desarrolló un cóctel de tres drogas con sustancias prohibidas que mezclaba con licor y les daba a decenas de atletas rusos, contribuyendo así a facilitar uno de los trucos con drogas más elaboradas -y exitosas- de la historia de los deportes.

El plan abarcó a algunas de las mayores estrellas de Rusia en los juegos, incluyendo a 14 integrantes de su equipo de esquí cross-country y a dos corredores de trineo veteranos que ganaron dos oros.

Hasta este momento no se había conocido públicamente ningún relato preciso sobre cómo habían podido los funcionarios rusos ejecutar una operación de doping tan compleja.