La Unión Europea ha llegado este jueves pasadas las once de la noche a un acuerdo sobre alargar el Brexit. El consenso acepta retrasar la salida de Reino Unido de la Unión Europea, prevista para el 29 de marzo, durante casi dos meses, en concreto hasta el 22 de mayo, pero bajo la condición de que el Parlamento británico apruebe el plan de salida de la  Unión Europea de Theresa May.

Si los diputados británicos volvieran a rechazar este plan, los Veintisiete aprobarán un plazo más largo, con carácter indefinido de momento. Reino Unido deberá confirmar esa aceptación antes del 12 de abril y concretar cuál es el objetivo de ese aplazamiento.

En caso de ser así, Reino Unido deberá participar en las elecciones al Parlamento Europeo, que se celebrarán entre el 23 y el 26 de mayo.