Este lunes, la  Comisión Europea ha advertido al primer ministro británico, Boris Johnson, de que debe “rendir cuentas” y cumplir los compromisos adquiridos con la Unión Europea para que ambas partes “puedan empezar con el pie derecho” una nueva relación tras el Brexit, basada en la confianza mutua.

Esta es la manera que ha tenido Bruselas de responder a la amenaza de Johnson para retener 30.000 millones de libras de la factura del Brexit pactada con la Unión Europea para pactar una renegociación del Acuerdo de Retirada, según informó el diario Mail on Sunday el pasado domingo.

La portavoz del Ejecutivo comunitario, Mina Andreeva, expresó: “Más que ir hacia amenazas judiciales, creo que es importante dejar claro que rendir cuentas es esencial para empezar una nueva relación con el pie derecho y basada en la confianza mutua”.