Después de 14 horas de cumbre, la Unión Europea ha alcanzado un compromiso en el que ha acordado la creación voluntaria de nuevos centros para acoger a migrantes dentro de su territorio.  Este pacto se ha realizado para reducir la tensión migratoria que se ha estado viviendo estas semanas en el Viejo Continente.

Italia había amenazado con bloquear la cumbre que se inició este jueves en Bruselas, pero los 28 países que conforman la Unión Europea, lograron llegar en la madrugada de este jueves al viernes a un acuerdo sobre inmigración.

Tras horas de negociación, el texto contó con la aprobación de todas las partes y establece la creación de centros controlados para trasladar a los migrantes rescatados por mar a centros controlados dentro de la Unión Europea, donde se separará a los refugiados de los inmigrantes económicos.

Los refugiados serán “reubicados” por los Estados que se ofrezcan voluntariamente a acogerlos, mientras que los inmigrantes económicos serán devueltos a sus países de origen. De esta forma se pone fin a las cuotas de reparto de migrantes y cada país escogerá si acoge a nuevos refugiados o no.