El Comité de Disciplina de la UEFA decidió hoy descalificar a Rusia de la Eurocopa por los incidentes que se produjeron el pasado sábado en Marsella tras su enfrentamiento contra Inglaterra, aunque dejó esa sanción en suspenso si su afición no protagoniza nuevos episodios violentos dentro de los estadios desde ahora hasta el final del torneo.

El organismo, que se reunió hoy en París, impuso además una multa de 150.000 euros a la Federación Rusa por esos incidentes registrados en el estadio Velódromo que incluyen comportamientos racistas y el disparo de fuegos artificiales.

La federación rusa puede apelar la decisión.

A pesar de la amenaza de expulsión del equipo ruso, Igor Lebedev, uno de los líderes del equipo, público en Twitter varios comentarios polémicos en los que animaba a los fans rusos a seguir con los combates en Francia.

Igor Lebedev escribió: “No veo nada malo en la lucha contra los aficionados. Más bien al contrario, bien hecho chicos, sigan así.”

También criticó el ministro de Deportes de Rusia, Vitaly Mutko, quien insistió que la UEFA estaba tomando la decisión correcta al castigar a Rusia por las escenas violentas del sábado.

Mutko por su parte se defendió afirmando que el incidente había sido exagerado por los medios de comunicación – dijo: “Está claro que algunas personas no vienen aquí para ver el fútbol.