Según varios medios de comunicación estadounidenses, el multimillonario Ken Griffin, habría hecho la compra de arte privada más cara de la historia. El director de un fondo de inversiones de Chicago, habría desembolsado 500 millones de dólares por dos cuadros.

Las pinturas en cuestión serían Intercambio de Willem de Kooning, que data de 1955 y por el que habría pagado 300 millones de dólares; y Número 17 A de Jackson Pollock, que fue pintado en 1948 y que habría costado 200 millones de dólares.  Con esta cifra se habría batido un nuevo récord de las ventas de arte en el sector privado, superando a los 300 millones de dólares que pagó un museo de Catar por un lienzo de Paul Gaugin.

La prensa estadounidense informó de que Griffin tiene una fortuna de 5,6 mil millones de dólares y que en diciembre donó 40 millones de dólares al MoMA de Nueva York.