Los sindicatos y laboristas han pedido al Gobierno que tomen medidas, después de que una investigación del diario The Guardian, mostrase que el esquema de evasión fiscal que están siguiendo las agencias de trabajo temporal, está haciendo perder al contribuyente “cientos de millones de libras al año”.

Según la investigación de este periódico, las agencias han conseguido grandes sumas de dinero mediante el uso de arreglos financieros “artificiales” para recortar las facturas de seguros nacionales de su empleador y explotando las normas del IVA diseñadas originalmente para beneficiar a las empresas muy pequeñas.

The Guardian mostró a Patrick Griffin de Premier Payco, uno de los estrategas, describiendo cómo los contratos de los trabajadores son transferidos de una sola agencia de empleo a una red de miles de pequeñas empresas, para beneficiarse de una acumulación de pequeños recortes de impuestos y cómo cada una de las empresas es ostensiblemente dirigido por directores extranjeros.

Rebecca Long-Bailey, la secretaria en jefe de la tesorería, dijo que esas agencias estaban “aprovechando las lagunas de la ley en su búsqueda de beneficios”.