Astrónomos del Observatorio Espacial Europeo elaboraron el plano galáctico desde el hemisferio sur. El nuevo mapa se llama  Atlasgal y fue realizado con la ayuda del telescopio Apex desde la altitud de 5.100 metros sobre el nivel del mar en el desierto de Atacama, Chile.

La imagen proporciona “una excitante mirada a donde se formará la siguiente generación de racimos y estrellas de gran masa”, comentó la experta del Instituto Max Planck de Radio Astronomía de Bonn, Alemania, Timea Csengeri.

“Para saber, por ejemplo, cuáles estrellas se forman a partir de qué clase de nubes, necesitamos más información, necesitamos mapear toda la galaxia para determinar en qué condiciones se generan”, señaló desde Munich, Alemania.

Apex, que en español significa Experimento Pionero de Atacama, cuenta con equipamiento para estudiar el llamado “universo frío”: objetos en el espacio como gas y polvo estelar cuyas temperaturas son cercanas al cero absoluto (-273 grados centígrados).