En un extra de £ 1,6 millones al año se elevará a las medidas antiterroristas para proteger el centro financiero de la capital. El dinero se destinará a aumentar el número de agentes armados en la City, en asesores de seguridad antiterroristas que ayudaran a las empresas y en el desarrollo del proyecto Senator, donde policías encubiertos y cámaras CCTV vigilaran comportamientos inusuales de la ciudadanía.

Hace sólo unos días, el máximo oficial antiterrorista de Gran Bretaña advirtió que el Reino Unido y otros países, se enfrentan a la amenaza de un ataque terrorista “enorme y espectacular”. Los principales objetivos serian la City y el parlamento, asi como centros comerciales y otros lugares públicos del centro de Londres.

La Policía Metropolitana esta entrenando a cerca de 600 bomberos, y las patrullas armadas alrededor de Londres se han duplicado en los últimos meses.