Alemania promulgará una ley que obliga a las mujeres a confesar a su cónyuge, si éste objeta su paternidad, el nombre del padre biológico de un hijo nacido de una relación extraconyugal con la finalidad de que éste contribuya a los gastos de manutención del niño.

Un hombre que niegue su paternidad podrá obligar a su pareja a revelar el nombre de los amantes frecuentados durante el momento de la concepción para así poder establecer quién es el padre biológico.

“Queremos así asegurar más los derechos y los recursos a medios legales de los ‘falsos padres'”, explicó el ministro Heiko Mass. “La madre no debe guardar silencio si hay razones muy serias para no identificar al padre biológico”, añadió.

Los esposos engañados podrán, de acuerdo al texto de esta ley, exigir un rembolso de los gastos de manutención del niño ante el padre verdadero durante un periodo de dos años.