Se aprobó en el parlamento danés un proyecto de ley que incluye, entre sus cerca de 30 disposiciones, la confiscación de dinero y objetos de valor a refugiados  y así poder costear su estancia.

La ministra de Integración, Inger Stojberg.

Desde su presentación en noviembre, el proyecto generó tal controversia que e
l gobierno debió modificar en dos ocasiones la normativa sobre confiscaciones.

La propuesta final triplicó hasta 10.000 coronas danesas (unos US$1.500) el valor mínimo de pertenencias y de dinero en efectivo que pueden confiscarse.

La ministra de Integración, Inger Stojberg, se vio forzada a aclarar que no se retirarán “bienes con valor sentimental” como alianzas de compromiso.

Los que se oponen a esta medida la comparan a la confiscación del patrimonio a los judíos en la Alemania nazi.

Los que se proclaman a favor sostienen que lo que busca es tratar de igual a igual a migrantes y daneses, aunque reconocen que el objetivo final es desalentar la inmigración.

La agencia de refugiados de Naciones Unidas, ACNUR, advirtió que las propuestas violan la Convención Europea sobre Derechos Humanos, la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre Refugiados de la ONU.