Este jueves los líderes de la Unión Europea tratarán de llegar a un acuerdo legal para deportar refugiados e inmigrantes ilegales, tras las críticas recibidas por su compatibilidad con las normas europeas e internacionales.

Los jefes de Estado intentarán llegar a un acuerdo antes de reunirse este viernes con Turquía. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, insistió en que este pacto debe respetar la ley y ser aceptado por todos y cada uno de los Estados miembros.

La Unión Europea trata de llegar a un acuerdo por los refugiados.

Los líderes europeos se han comprometido a cambiar las devoluciones en bloque por entrevistas individuales para ver cada caso y fijarán un tope de 72.000 reubicaciones de refugiados.

El objetivo es que Turquía acoja a los refugiados en su territorio para que los refugiados no emprendan esta arriesgada travesía por mar y se alivie la presión migratoria. A cambio desde el país otomano exigen una nueva aportación económica de 3.000 millones de euros desde Europa o adelantar a junio la liberalización de visados y la aceleración el proceso de adhesión de Turquía a la Unión Europea.