En 2012 la red social profesional Linkedin sufrió un robo de datos de 100 millones de usuarios y contraseñas por culpa de un hackeo. Estos datos se pusieron recientemente a la venta por un precio de 2.000€.

A causa de este suceso Linkedin está trabajando en la invalidación de las contraseñas de las cuentas afectadas y se pondrá en contacto con los usuarios afectados para restablecerlas.

La compañia reforzó sus medidas de seguridad después del robo de datos del año 2012, sin embargo, expertos de seguridad indican que los usuarios de Linkedin que no hayan cambiado de contraseña desde el año 2012 pueden tener su cuenta de usuario expuesta.