Transport For London (TFL) ha aprobado los planes para frenar el número creciente de automóviles y minicabs de la compañía Uber mediante el uso de pruebas de geografía e inglés, además de otros requisitos. Los conductores tendrán que pasar el examen de lenguaje básico de inglés y pruebas de geografía antes de conducir en la capital.

Además deben tener seguro para garantizar que los pasajeros están cubiertos por accidentes. La junta de TfL ha aprobado todas menos una de las propuestas del alcalde Boris Johnson para contener la proliferación de este tipo de taxis.

El alcalde ha estado bajo una creciente presión para frenar 25.000 vehículos  Uber de Londres, que están llevando a los minicabs tradicionales a la quiebra.

 

Londres tomará medidas para controlar Uber.
Londres tomará medidas para controlar Uber.

 

Sin embargo, en un comunicado, Steve McNamara, secretario general de la Asociación de Conductores de Taxis de Londres, dijo que los cambios no van a ser suficientes: “TfL ha desperdiciado una gran oportunidad para mejorar los estándares de la industria de alquiler privado en beneficio de los conductores, pasajeros y otros usuarios”, dijo.

El número de conductores de coches privados ha pasado de 59.000 en abril de 2010 a aproximadamente 100.000 hoy en día, lo que contribuye a la congestión y la contaminación en las calles.