Este domingo, México escogió a Andrés Manuel López Obrador, como nuevo presidente del país, con un 53% de los votos y cerca de 30 millones de sufragios, convirtiéndose en el presidente con más apoyos en la historia reciente de México.

Esta cantidad de votos, le dará un gran poder en el Congreso mexicano, lo que le dará mucha facilidad para llevar a cabo, lo que él ha designado como cuarta transformación. Los mexicanos parecen que han apostado por el cambio, votando al candidato de la coalición de corte progresista “Juntos Haremos Historia”.

En su primera intervención explicó que “habrá libertad empresarial, de expresión, de asociación y de creencias”. También añadió que “escucharemos a todos, atenderemos a todos, respetaremos a todos, pero daremos preferencia a los más humildes y olvidados, en especial, a los pueblos indígenas”.