El Ministerio del Interior británico dio a conocer este jueves algunos detalles sobre el futuro de los ciudadanos de la Unión Europea que quieran continuar viviendo en Reino Unido después del Brexit.

El 29 de marzo de 2019, fecha de salida de Reino Unido de la Unión Europea, los europeos que lleven cinco años viviendo en el país tendrán que pagar 65 libras, dar su nombre, su dirección y demostrar que no tienen antecedentes penales graves para poder  tener el “estatus de asentado” y permanecer de manera ilimitada en el Reino Unido. Los menores de 16 años tendrán que pagar 32,50 libras.

A través de un comunicado, el Ministerio del Interior, comentó: “Los ciudadanos de la UE podrán solicitar el estado de residencia en tres sencillos pasos por un precio inferior al de un pasaporte”.

Las personas que hayan llegado más recientemente deberán solicitar el estatus de preasentados. Estos ciudadanos podrán continuar en Reino Unido hasta que cumplan cinco años viviendo allí, momento en el que deberán pedir el estatus de asentados.