La mayoría de los jóvenes británicos han suspendido una encuesta sobre la edad adulta. Un estudio realizado a 4.000 jóvenes de entre 18 y 30 años muestra que el 43% todavía vive en casa de sus padres y que muchos se sienten frustrados por las presiones financieras y las preocupaciones que tienen de cara al futuro.

Estos síntomas negativos, están afectando, sobre todo a las mujeres, y hace que muchas personas continúen con sus padres y retrasen el momento de tener hijos. El 42% de los encuestados se describe como desgastado, el 47% carece de confianza en sí mismo y el 51% confiesa sentirse preocupado por el futuro.

El sondeo Populus Data Solutions, advirtió que Gran Bretaña se enfrenta a una “generación de los jóvenes en crisis”, por lo que llamó al Gobierno a tomar medidas que incluyen la creación de un ministro responsable de la política general de la juventud.

Las mujeres jóvenes están siendo particularmente afectadas. El porcentaje de mujeres que informaron de que no tenían confianza en sí mismas era del 54%, en comparación con el 39% de los hombres jóvenes.

Mientras que cuatro de cada 10 jóvenes dijeron que se sentían desgastados, el porcentaje de mujeres jóvenes fue del 46% en comparación con el 38% de los hombres. Uno de cada tres jóvenes dijo que estaban preocupados por su salud mental, incluyendo el 38% de las mujeres y el 29% de los hombres.