El sistema islámico busca legitimarse a través de la participación en las elecciones que se celebran este viernes en Irán. El resultado de las mismas es clave para las expectativas de las nuevas generaciones, ya que muchos de ellos la única solución que ven es emigrar.

En estos comicios votarán tres millones de jóvenes por primera vez, pero los periodistas tienen vetado el acceso al interior de los colegios electorales, por lo que no habrá testigos de ese momento histórico.

Said Soltani, estudiante de arquitectura  de 22 años declara “Irán no es un lugar adecuado para vivir, es tercermundista, no ofrece posibilidades de progreso y solo nos queda emigrar. “No podemos hacer planes a cinco, 10 o 20 años porque nuestro país no es estable y hay muchos factores fuera de nuestro control”, añade Omid Niah, estudiante de psicología de 19 años.

Los jóvenes reconocen que deben ejercer su derecho a voto para cambiar esta realidad y conseguir un futuro con más posibilidades.