La Audiencia de Navarra,  que en abril condenó a nueve años de prisión a los integrantes de La Manada por abusar sexualmente de una joven durante los Sanfermines de 2016, ha anunciado este viernes a las partes implicadas, el auto por el que otorgan la libertad condicional a los cinco miembros del grupo.

Los jueces argumentan su decisión de dejarlos en libertad por la pérdida del anonimato que han sufrido los miembros de La Manada, haciendo “menos que impensable” el riesgo de reiteración delictiva y dificulta la posibilidad de fuga. También han explicado que viven a más de 500 kilómetros de la víctima, que no tienen dinero para “procurarse una fuga eficaz”, que no tienen antecedentes en este tipo de delitos y que la alarma social no justifica mantenerlos en prisión preventiva.

Los condenados estaban en prisión desde el 7 de julio de 2016 y los jueces podrían haber prolongado esta situación durante dos años y medio más, pero lo sala ha optado por excarcelar a los jóvenes bajo una fianza de 6.000 €. Esta decisión ya provocó protestas este jueves en las calles de Pamplona y Barcelona, y ya se han convocado nuevas manifestaciones para hoy en otros puntos de España.