La fractura de una pierna que sufrió el actor Harrison Ford durante el rodaje de “Star Wars: The Force Awakens” derivó que los productores del filme hayan sido demandados por el organismo regulador británico de la seguridad laboral.

El hecho ocurrió en la legendaria nave “Millenium Falcon” y provoco una demanda judicial en Reino Unido.

En junio de 2014, el actor que da vida al personaje de Han Solo, fue golpeado por una puerta metálica en el set de filmación de la película y tuvo que ser intervenido.

Se supo que el Health and Safety Executive, responsable de regular y promover la salud y el bienestar en el trabajo, presentó cuatro cargos contra la productora Foodles Production por ese accidente.

“Por ley, los empleadores deben tomar medidas razonables para proteger a los trabajadores. Esto es igual en un plató de filmación como en una fábrica. Hemos investigado a fondo y creemos que tenemos suficientes pruebas para llevar el caso a los tribunales”, indicaron los responsables del organismo