El presidente francés y anfitrión de la cumbre del G7, Emmanuel Macron, invitó este domingo por sorpresa al ministro de Exteriores de Irán, Mohamed Javad Zarif. Zarif se reunió con Macron y con el ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian.

Tras la reunión, el ministro de Exteriores iraní, tuiteó dos fotografías y dijo “el camino es difícil, pero vale la pena intentarlo”. La idea de este encuentro es aliviar tensiones, sobre todo con Estados Unidos.  Irán es objeto de diferentes sanciones por parte del país norteamericano  y es uno de los objetivos militares de Estados Unidos, sin embargo, Trump se ha declarado dispuesto a dialogar con todos los regímenes.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no quiso hacer ningún comentario a la prensa sobre la llegada del ministro de Exteriores iraní a la cumbre. El acuerdo de las potencias del Consejo de Seguridad de la ONU con Irán y Alemania aprobado en 2015, es motivo de discordia entre EE.UU. y sus aliados desde la llegada a la Casa Blanca de Trump.