El centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen (Frente Nacional) se disputarán la presidencia en la segunda vuelta de las elecciones el próximo de Francia del 7 de mayo.

Fillon y los socialistas han reconocido su derrota y han pedido el voto para Macron. La participación ha rondado el 70%, una de las más altas de los últimos 40 años, según France Presse.

Macron lidera con un 23,7% en la primera ronda de votación, mientras que Le Pen obtuvo el 21,7%, según los sondeos.

La aspirante de ultraderecha se hacía llamar “la candidata para el pueblo”, diciendo que la “supervivencia de Francia” estaba en juego. “El primer paso … se ha tomado”, dijo. “Este resultado es histórico”.

Le Pen llevó un mensaje euroescéptico, y anti-inmigrante y ha instado a la reorganización de las relaciones de Francia con la Unión Europea, instando a negociar inmediatamente un referéndum.

Le Pen también quiere el recorte de la inmigración y el cierre de mezquitas “extremistas”.

Mientras tanto Macron es ampliamente visto como el favorito en la ronda final de votación, al ganar a sus contrincantes.

Admitiendo la derrota, François Fillon, cuya campaña fue sacudida por acusaciones de corrupción, dijo que “no hay otra opción”, que votar por el Sr. Macron. 

Las proyecciones le dan alrededor del 19% de los votos, lo mismo se espera que pase con el ultraizquierdista Jean-Luc Mélenchon.