Este Día de la Madre no fue el mejor para la cantante Madonna quien en pleno concierto en Nueva Zelanda casi rompe a llorar cuando dedicó una canción a su hijo Rocco, quien está en medio de una batalla legal que la reina del pop mantiene con su ex, el cineasta británico Guy Ritchie.

En un escenario en Auckland, Madonna le dedicó  la canción, “La vida en rosa”, a su hijo Rocco, de 15 años: “Rocco es un buen hijo. No hay amor más fuerte que el de una madre”.

A la cantante se le quebró la voz y se le humedecieron los ojos al mencionarlo. Inmediatamente después el público aplaudió y Madonna continuó diciendo: “Esta canción va para ti, Rocco”.

El litigio comenzó en medio de la gira mundial de Rebel Hearts que se inició en septiembre pasado. En Navidad Rocco debía viajar a Nueva York, pero se negó a salir de Londres donde vive su padre con su nueva familia.