El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este miércoles que abandona el proceso de diálogo con la oposición promovido por Noruega,  en respuesta a las sanciones que anunció el lunes la Administración de Donald Trump, que congelaban los activos del Gobierno venezolano en Estados Unidos.

“El pueblo de Venezuela se ha indignado y ha reaccionado con la furia bolivariana que Estados Unidos y su gobierno imperialista verá a partir de hoy y de los días que están por venir. ¡Justicia!, Justicia pide el pueblo frente a la vulgar invasión imperialista”, comentó Maduro en un programa de televisión presentado por el número dos del chavismo y presidente de la Asamblea Constituyente, Diosdado Cabello.

Las jornadas de conversaciones estaban fijadas para el jueves y el viernes en Barbados, pero Maduro ha decidido en el último momento no enviar a sus delegados. “Venezuela se dispone a revisar los mecanismos de ese proceso a fin de que su continuación sea realmente efectiva y armónica con los intereses de nuestro pueblo”, explicaron a través de un comunicado.