Este domingo, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció un plan de racionamiento eléctrico de 30 días debido a los apagones masivos que se están produciendo desde el pasado 7 de marzo.

Venezuela sufrió tres cortes de luz, en tres semanas, que duraron varios días y afectaron a la mayoría del país. El Gobierno, considera que estos fallos se deben a una estrategia política para desestabilizar el país.

El dirigente ha iniciado “un plan de 30 días para ir a un régimen de administración de carga, de equilibrio entre el proceso de regeneración, los procesos seguros de transmisión y los procesos de servicio y consumo en todo el país, poniendo énfasis en garantizar el servicio de agua”, comentó.

La falta de agua también se convirtió en uno de los principales problemas, cuando se produjeron los apagones eléctricos. Esta medida ya se ha aplicado a escala regional, en el concreto en el Estado de Zulia.