Miles de personas se manifiestan en Perú bajo el lema “Keiko no va”, instando a dar un voto crítico al candidato Pedro Pablo Kuczinsky y contra la dictadura de su padre. La marcha duró casi tres horas ocupando 3,5 kilómetros desde la delantera a la cola por las principales avenidas del centro de Lima. La mayoría llevaban adhesivos en el rostro y la palabra dignidad en amarillo, también había un grupo de 20 mujeres con el cuerpo pintado en solidaridad con las victimas de esterilización forzada durante el gobierno de Alberto Fujimori en los 90.

Uno de los jóvenes manifestantes justifica su presencia en la manifestación alegando que aún recuerda el régimen de Fujimori y que su hija mantiene a la cúpula afín a su padre.

El candidato Kuczinsky no acudió a la manifestación finalmente para no parecer un acto antidemocratico contra su rival político

El ex fiscal Avelino Guillén, que gracias a su acusación a Alberto Fujimori llego la condena a este, participo en la marcha y declaro que de ganar Fujimori sería la continuidad del régimen de su padre y denuncia las caras campañas publicitarias que no se conocen los fondos.

Unos 1.800 policías vigilaron la marcha, que se sucedió en 18 ciudades de Perú simultáneamente Los analistas políticos avisan que estas marchas pueden tener un efecto rebote y favorecer a la candidata Fujimori. Los manifestantes no hicieron caso a estos análisis y marcharon por la memoria y para evitar que le roben su futuro.