Mario Conde ha sido detenido este lunes en Madrid acusado de blanqueo de capitales entre otros delitos. El exbanquero podría haber repatriado 10 millones de euros desde Suiza, dinero procedente de su etapa en Banesto en los 90.

La Audiencia Nacional Santiago Pedraz coordinada con la Fiscalía Anticorrupción han sido las encargadas de esta operación, llamada Fénix.

Además de Conde hay otros siete sospechosos acusados de colaborar con él, entre ellos sus dos hijos los cuales le estarían ayudando a repatriar el dinero.

A través de un entramado de sociedades situadas por toda Europa Conde diseñó un sistema de facturación ficticio mediante el cual, con la ayuda de sus colaboradores repatriaba el dinero.

De esta manera Mario Conde vuelve a tropezar con la ley ya que anteriormente ya fue detenido y condenado a 20 años de prisión en la década de los 90 por apropiación indebida, estafa y falsedad en el ‘caso Banesto’.