Según informó el diario 20  minutos las fuerzas de seguridad españolas identificaron durante 2015 a 10.835 personas en situación de riesgo de ser explotadas laboralmente, de las cuales 810 fueron liberadas. En el resto de los casos, las autoridades no encontraron pruebas fehacientes del abuso, pero sí de condiciones propensas a ello.

En España se generan hasta 1.800 millones de euros fruto de la explotación laboral, lo que supone el 53% de la trata de personas, superando a la prostitución.

La Organización Internacional de las Migraciones informó de que durante 2015 se desarticularon 15 organizaciones que se dedicaban a la trata de personas, con un balance de 79 detenidos y 134 liberados. La mayoría de las víctimas trabajaban en la agricultura, la construcción y el trabajo doméstico.