Se calcula que más de 140 personas murieron en una serie de atentados que se llevaron a cabo este domingo en las ciudades sirias de Homs y Damasco.

En Homs explotaron dos bombas en una zona donde residen personas de la minoría alauí, que al parecer fueron colocadas el ISIS.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos dijo que la primera bomba estaba en un carro cargado sobre un transportador de vehículos y la segunda en un auto en las inmediaciones de la primera explosión.

Según el Observatorio, la mayoría de las al menos 57 personas que fallecieron en Homs, eran civiles.  Al ISIS también se le atribuye la muerte de 83 personas en Damasco, tras la explosión de cuatro bombas en un suburbio del sur de la ciudad.