Durante tres días acudieron más de 200.000 personas al festival de música alternativa situado en Villarrobledo (Albacete), en el cual montaron diez escenarios en los que actuaron 141 bandas de música con estilos que van desde el rock más puro hasta el reggae más festero pasando por otros géneros como el ska o el rap.

Grupos como Boikot, La Fuga o La Pegatina causaron lleno en sus conciertos el jueves y el viernes, algo que no fue nada comparado con el lleno absoluto que se produjo el sábado en el concierto de La Raiz, que acudían al festival con nuevo disco, Entre poetas y presos.

Este festival de música ha dejado unos beneficios de más de 15 millones de euros en la pequeña localidad de Albacete en la que además se han generado 1.400 puestos de trabajo.

La organización del festival califica esta edición como un rotundo éxito.