Una candidata a las elecciones locales de octubre en Colombia fue asesinada junto con  su madre y cuatro líderes sociales en una “masacre” perpetrada en un municipio del país en la noche del domingo.

El vehículo blindado en el que iba la aspirante a la alcaldía del municipio de Suárez, Karina García, de 31 años, fue “objeto de un atentado con armas de largo alcance” y posteriormente fue incinerado en el convulso departamento del Cauca, dijo a la AFP Jair Rossi, Defensor del Pueblo (Ombudsman) regional.

“Estamos nosotros sufriendo hoy, un padre, una hermana y queda un niño de tres años sufriendo las consecuencias de la indolencia de este país y este mundo guerrerista en que nos tienen en estos momentos”, dijo a la AFP Orlando García, padre de la víctima.

García, de 60 años, también denunció que su hija había recibido amenazas de algunos seguidores de otros candidatos.

 En un tuit, la Defensoría del Pueblo condenó la “masacre”, en la que también murieron la madre de García, un aspirante a concejal y tres líderes sociales que todavía no han sido identificados.

El Alto Comisionado para la Paz, Miguel Ceballos, responsabilizó del hecho a un jefe del grupo de disidentes de las FARC que operan en la zona, conocido por el alias Mayimbú. También denunció el secuestro de otro candidato del Partido Liberal en el Chocó (noroeste) a manos del ELN, última guerrilla reconocida de Colombia.

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, ofreció una recompensa de unos 29.000 dólares por información que contribuya a la captura de Mayimbú.

El Partido Liberal lamentó en un tuit la muerte de García a manos de “terroristas” y exigió garantías al presidente Iván Duque para participar en la contienda electoral.

La Misión de Observación Electoral, compuesta por organizaciones de la sociedad civil, registró el asesinato de cinco candidatos “víctimas de violencia política” entre el 27 de julio y el 2 de septiembre.