Dos millones de estadounidenses fueron llamados a evacuación debido al huracán Matthew, que alcanzó categoría 4 y dejó más de 65 muertos al pasar por el Caribe. El gobernador del estado de Florida, Rick Scott, alertó a los ciudadanos a dejar sus casas “o la tempestad los matará”

El presidente Barack Obama expresó: “Se puede reparar y reconstruir, pero no se puede volver atrás con una vida perdida”.

Las compañías aéreas cancelaron 1.594 vuelos hasta mañana, Los aeropuertos más afectados son los de Miami, Fort Lauderdale y Orlando, en la Florida.

Según anticiparon los especialistas, el nivel del mar puede aumentar hasta 1,52 metros en zonas costeras del centro de Florida.

En su paso por Bahamas, Matthew dejó lluvias y vientos de 185 kilómetros por hora. En Cat Island se cortó el suministro eléctrico de forma preventiva, pero por el momento no hay informaciones sobre daños graves.

“Tenemos que comprobar si hay daños significativos en la infraestructura, pero creo poder decir que Long Island no resultó muy afectada”, dijo la administradora de la isla, Terrece Bootle-Bethel.

Puerto Príncipe, quedó inundada y en el asentamiento de Cité Soleil las alcantarillas se desbordaron y arrastraron varias construcciones precarias, informó el director local de la organización humanitaria Orden de Malta, Ravi Tripptrap. Las elecciones presidenciales previstas para este domingo fueron aplazadas y se anunciará la próxima fecha más adelante.