Durante una comparecencia que dio la primera ministra británica, Theresa May, este viernes en el número 10 de Downing Street, la política conservadora se ha aferrado a su plan y ha exigido que la Unión Europea explique el rechazo a su propuesta y que proponga una alternativa.

En sus declaraciones la primera ministra expresó: “He mostrado durante todo el proceso negociador respeto a la Unión Europea. Reino Unido exige ese mismo respeto”. Tras la negativa europea, May fue recibida por críticas de los laboristas, de su propio partido y de los unionistas.

Sin embargo, la primera ministra británica se ha mantenido en su postura y ha dicho a la Unión Europea que busque una alternativa. “Que la Unión Europea tenga algo bien claro: ni alteraré el resultado ni quebraré la integridad territorial de mi país”, comentó May.